El Campo de Fútbol Dehesa Boyal se llamará Rafael Delgado Rosa “Sevilla”

Foto de familia del Club Deportivo Carranza

Aprobado en Pleno de San Sebastian de los Reyes Declaración Institucional:

El Campo de Fútbol #DehesaBoyal se llamará Rafael Delgado Rosa “Sevilla”

Ganemos Sanse logra que se reconozca a Rafael Delgado Rosa “Sevilla” expresidente del Club Deportivo Carranza, poniendo su nombre al campo de fútbol del Polideportivo de la Dehesa Boyal

El portavoz municipal de Ganemos Sanse y concejal de Deportes Javier Heras ha logrado poner de acuerdo a todos los grupos políticos de San Sebastián de los Reyes para que el próximo pleno de septiembre apruebe una Declaración Institucional para reconocer a Rafael Delgado Rosa “Sevilla”, el que fuera presidente durante 27 años del Club Deportivo Carranza, para que el campo de fútbol del Polideportivo de la Dehesa Boyal lleve su nombre.

Javier Heras, portavoz de Ganemos Sanse y concejal de Deportes, ha declarado que “Es un homenaje tan emotivo como merecido para una de las figuras fundamentales de nuestro deporte de base, y llega además en un momento muy adecuado, cuando el Club Deportivo Carranza cumple 50 años de historia, medio siglo de historia de un club que más de la mitad fue su presidente, lo que lo convierte en un homenaje a ambos”.

El texto de la declaración institucional, elaborada por la familia de Rafael Delgado, destaca tanto su lado humano como deportivo y repara su trayectoria de más de 30 años en el C.D. Carranza, de los que 27 ocupó la presidencia del club.

Texto de la declaración institucional

Un escudo en el corazón

Un escudo en el corazón, eso es lo que tenía Rafael Delgado Rosa, más conocido en el mundo del fútbol como “Sevilla”. El escudo del Club Deportivo Carranza, que este año cumple su 50 aniversario.

Rafael Delgado Rosa nacido el día 2 de marzo de 1948. Era una persona que sentía el fútbol como el de antes, el verdadero, el que no se movía por dinero sino por cariño, por sentimiento, por solidaridad. Así es como lo definen todos los que le conocieron, todos a los que ayudó. De esta forma se define toda su carrera en el club, donde, a los tres años de entrar, y cuando contaba solamente veinte, ya querían que fuera su presidente. Creo que con esto ya está dicho todo, pero vamos a ahondar un poco más en la vida de Sevilla dentro del Club.

Sevilla llegó muy joven al club, con tan solo veinte años, y únicamente con la intención de echar una mano, de ayudar, que es lo que más le gustaba a él. Pasó por tres etapas en el C.D. Carranza, una primera como utillero durante dos años, otra como entrenador, cargo que desempeñó durante otros tres años y la última, como presidente durante veintisiete años más.

En su primera etapa como utillero, llevando el agua a los jugadores, limpiando botas, colocando ropa, fue donde le picó el gusanillo del fútbol activo y fue en este momento cuando dio el salto a entrenador, y, en esta nueva etapa, estuvo al frente del equipo tres años. Nada más ni nada menos para el chico que pasa de ser el utillero a ser el que dirige el equipo.

A Sevilla le encantaba ver cómo sus chicos mejoraban, mientras trabajaba con humildad, sin pretensiones de ser el mejor, solo buscando la superación, sin ego, simplemente ayudando, ayudando y volviendo a ayudar. Él sentía el fútbol de verdad como deporte, como juego, y lo vivía y practicaba con humildad, con cariño, como decíamos anteriormente, como era aquel fútbol de barrio, el que no se pagaba con dinero, simplemente con satisfacción.

Una vez pasados estos tres años como entrenador del Carranza, llegó a ser su presidente. Pero no sería un presidente cualquiera, sino un presidente que se mantuvo en el cargo durante veintisiete años. Sí, sí, veintisiete años. Muchísimos, una barbaridad. Fue un presidente al que no se le caían los anillos por hacer cualquier labor que fuera necesaria, ya sabemos cómo era de humilde y de solidario. Así, es evidente que no es por casualidad que se mantuviera tanto tiempo en el cargo. Lo estuvo por el cariño que daba, por las ganas de ayudar a todos, por el gusto al fútbol, por amor al deporte. Una persona que no quería nada a cambio, que nunca pidió nada para sí. Lo único que él quería era que todos los chicos de San Sebastián de los Reyes jugaran al fútbol, y que jugaran gratis, sí. Sin tener que pagar nada. Sí, gratis.

Y hasta allí llegó con Juan Yerga, “Moreno” y Antonio Villanueva, “Rubio”, que fueron con él de la mano siempre, y cómo no, contando también en todas las ocasiones con la ayuda de su mujer, Ana, y sus cuatro maravillosos hijos, Nicol, Rafa, David y Dani.

Rafael amaba tanto al club que inculcó a toda su familia ese cariño que él sentía hacia el CD Carranza. Tanto es así que, valga como ejemplo, que después de los partidos, y con la ayuda de su mujer, se iban a casa a lavar toda la ropa del club. Una ropa que llegaba completamente embarrada y salía de casa de Rafael y Ana completamente limpia, planchada y doblada fin de semana tras fin de semana, año tras año, durante más de 15. Y fueron muchos partidos durante esos largos 15 años.

Ya sabemos que Rafael, lo que quería sobre todo, es que los chicos pudieran jugar al fútbol completamente gratis, y para eso, buscaba patrocinadores por todos los negocios de San Sebastián de los Reyes y por los pueblos de alrededor. Es bien conocido y querido por todos los pequeños y grandes empresarios en su afán de buscar financiación para que los chicos pudieran jugar al fútbol sin que sus familias tuvieran que pagar por ello. Y para esas visitas en busca de ayudas para el club, se hacía acompañar por sus hijos, inculcándoles así ese cariño al Carranza, ese ayudar a los demás, que él practicaba.

Así es como era Sevilla; así es como ayudaba a la gente; así es como estuvo veintisiete años a cargo del club; así era él, una persona a la que quería todo el mundo, y que aunque siguen pasando los años, la gente sigue hablando maravillas de él. ¿Es posible un presidente así en los tiempos que corren? Creo que no, porque el mayor protagonismo que él quería, era el de ayudar a los demás simplemente. Así es como creció el CD Carranza, solo con la voluntad de querer ayudar. Como el fútbol de antes, el del sentimiento, el de con muy poco hacer mucho, el de estar al servicio de los demás, el del cariño, el del saber estar, el de inculcar valores.

Por todo esto, por lo que nos has dado, muchas gracias, Sevilla. Te estamos eternamente agradecidos.

Por ello se propone la siguiente:

Declaración Institucional,

Que el campo de fútbol del Polideportivo de la Dehesa Boyal lleve el nombre de Rafael Delgado Rosa “Sevilla”.



SPORTIUM

Attachment

Foto de familia del Club Deportivo Carranza

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)